ISO



Hay 282 persona(s) viendo el diario.

I Ud. esta viendo una noticia del archivo. Esta noticia pertenece al Viernes, 25 de Enero de 2008.

LOCALES

Plantean preocupación por robo de caballos en campos de la zona



En un informe publicado ayer por el diario La Nación se manifestó la inquietud de productores agropecuarios del sector de La Violeta, de donde desconocidos se llevaron en los últimos días varios ejemplares equinos. Se destacó la labor de la Policía para la recuperación de dos de los animales y la detención de dos personas.

Diario La Nacion. El modus operandi se repite con cierta frecuencia en campos de la zona. Una cuadrilla merodea los terrenos durante el día y elige su objetivo: caballos criollos que luego serán vendidos en el mercado negro a un valor mucho menor del que tienen. Durante la noche, los cuatreros cortan con tijeras los alambrados, ensillan a los equinos y se los llevan a campo traviesa, hasta esconderlos en algún sitio.
En los terrenos linderos al paraje El Quemado, en el partido de Pergamino -en el límite con Arrecifes, a 205 kilómetros de la Capital-, hay mucha preocupación: los productores ganaderos y agropecuarios sufren desde hace un año el robo de caballos, cuyo valor comercial es superior a los 4.000 pesos cada uno. La semana pasada fueron tres los animales sustraídos en dos campos de esa zona, uno de ellos, de la estancia San Antonio.
La Policía Distrital de Pergamino recuperó dos de los equinos y, por el hecho, detuvo a una mujer de 29 años y a un menor, sorprendidos in fraganti cuando intentaban llevarse dos caballos que estaban escondidos en un monte situado a 40 kilómetros del sitio donde habían ocurrido los hechos ilícitos.
“Esto viene pasando ya con frecuencia, algo insólito en el lugar: roban caballos y, a veces, también ganado. Antes no ocurría. El problema es que cortan los alambrados y se los llevan. Debería haber mayor seguridad en el lugar, pero la Policía del pueblito La Violeta (custodia la zona) tiene un solo patrullero”, contó una de las víctimas de los robos que, por seguridad, prefirió resguardar su nombre, al igual que los demás productores ganaderos y agropecuarios que contaron a La Nación lo sucedido la noche del 16 de enero, cuando ocurrió el último robo.
“Creemos que hay una banda que trabaja en el lugar; que recorre en moto los campos y que sabe dónde y cómo robar. Después, por la noche, corta los alambrados y se los llevan. Por suerte, gracias a la Policía, pude recuperar mi caballo, pero la preocupación de que se repitan los robos siempre está”, dice uno de ellos.
No es casual: durante 2007 en la provincia de Buenos Aires robaron o hurtaron 881 caballos, de los cuales 302 fueron recuperados, según informaron a La Nación fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense. Y en 2006 los episodios de cuatrerismo fueron aún peores: hubo 1080 denuncias de caballos robados, de los cuales 339 fueron recuperados.

Dos detenidos
Tierra adentro, en los campos del paraje El Quemado, a 26 kilómetros de Arrecifes por la ruta 51, la quietud y la monotonía son una constante. Los minutos pasan sin advertirse allí la presencia de viajeros o visitantes. “Acá nos conocemos todos, por eso cuando hay alguien extraño llama la atención. El día que robaron, merodearon la zona, pero los ladrones saben adónde ir y cuándo dar el golpe. ¿Si tomamos mayores recaudos? Hacemos lo que podemos, pero la Policía es la que tiene que controlar el lugar”, aseguró otro de los productores agropecuarios de la zona.
Se consultó a la policía de Pergamino, que actuó en la recuperación de dos de los tres equinos robados durante la noche del 16 del actual y en la posterior captura de dos personas, de quienes se investiga qué grado de responsabilidad tuvieron en ese hecho ilícito. Fuentes judiciales indicaron que se trata de una mujer de 29 años y de un menor de edad, ambos domiciliados en la localidad vecina de San Nicolás. “Se abrió una causa por el robo de equinos, uno de ellos con la montura. La policía hizo un seguimiento de las huellas y se llegó hasta un monte de 500 por 200 metros, situado en la margen derecha de la ruta Nº 9, a 40 kilómetros del lugar de los hechos. Allí, se montó un operativo de vigilancia con personal encubierto y se esperó hasta que dichas personas concurrieron a buscar a los animales y transportarlos a otro sitio. Y ahí se los detuvo”, confirmó un funcionario de la Policía de Pergamino.

La Opinion de Pergamino

pie